Con exquisita amabilidad, Fernando y Ricardo, hijo y nieto respectivamente del escritor y académico Ricardo León (1877-1943), nos recibieron en Santa Teresa, el “pequeño Escorial” que se hizo construir el escritor y académico en los límites entre Torrelodones y El Escorial y donde pasó los últimos años de su vida.

En una labor encomiable, la familia mantiene el encantador jardín que rodea la casa, así como las distintas estancias abiertas al público, con todo su mobiliario y objetos artísticos de la época. Guiados por Ricardo, pudimos contemplar el vestíbulo, la capilla, el comedor y, sobre todo, la biblioteca del escritor, ubicada en el torreón de la casa, con ventanas a tres fachadas, así como el pequeño despacho adosado a la misma, en la que escribía sus obras el autor. En esta última sala se despliegan, en varias vitrinas, las cartas y los libros dedicados recibidos de escritores, políticos e intelectuales con los que mantenía relación Ricardo León: Camilo José Cela, Jacinto Benavente, César González Ruano, Armando Palacio Valdés, Federico García Lorca, Antonio Maura, José de Echegaray, etc…

 

Desde aquí volvemos a agradecer muy cordialmente a la familia del escritor por sus explicaciones y por el gran trabajo que llevan a cabo para mantener vivo el recuerdo de su padre y abuelo. Para quien quiera saber más sobre esta figura de las letras españolas, copio el texto de la convocatoria de nuestro compañero Carlos, después de las fotos de Alberto:

WhatsApp Image 2018-05-27 at 19.13.24

WhatsApp Image 2018-05-27 at 19.13.27 (1) WhatsApp Image 2018-05-27 at 19.13.27 WhatsApp Image 2018-05-27 at 19.13.25 WhatsApp Image 2018-05-27 at 19.13.26 WhatsApp Image 2018-05-27 at 19.13.27 (2) WhatsApp Image 2018-05-27 at 19.13.28 WhatsApp Image 2018-05-27 at 19.13.28 (1)

 

94d46ea8-e10d-4f6a-8a32-1ff8e6101a740f2ab157-505f-4650-88f9-9081218fd44c 9bb41dab-3ed1-416d-9afd-5732cabaca58 49fb1dae-7fb8-4212-81ca-f51ab8fd57c9 9120e9e7-7633-42be-b785-56e2a6b79b8a 5695208c-5de1-46af-af6b-3cc55d70b763 a771ba73-f701-4885-97d2-4f861d34ea4c b334bef0-45cd-4fb5-9987-9e98e82a631a bef6ee8a-8075-4b33-b365-47834a96ba91 (1) ce9aed93-a78d-45ff-b6f3-2fc58c1bff40 ef964b30-1bd2-4d55-875e-a4e245dc8960 f78be82c-b74a-4dff-b49d-c34f97c8677a fbf86199-ee91-45aa-8099-a6e835399468 WhatsApp Image 2018-05-27 at 19.13.27 WhatsApp Image 2018-05-27 at 19.13.28 (1) WhatsApp Image 2018-05-27 at 19.13.2820c3a282-5c91-4233-9371-2746e8d8f2d2 49fb1dae-7fb8-4212-81ca-f51ab8fd57c9 58ca3e31-830c-45f1-9427-098a96110089

 

Fernando Díaz De Quijano en un artículo publicado en el periódico El Cultural de 24/08/2012 y que titulaba Ricardo León, el ‘best-seller’ olvidado del novecientos http://www.elcultural.com/noticias/letras/Ricardo-Leon-el-best-seller-olvidado-del-novecientos/3630. Menciona que “León vendió nada menos que un millón de ejemplares del Amor de los amores, todo un best-seller de principios del siglo XX, ganó el Premio Fastenrath de la RAE e incluso fue llevada al cine en dos ocasiones: en México, en 1944, y en España, por Juan de Orduña, en 1962. La obra es la máxima expresión del estilo literario de León: el “modernismo castizo”, como lo bautizó el profesor de la Universidad de Zaragoza Juan Carlos Ara Torralba”.

“Otra característica fundamental de la literatura de León es su misticismo, asentado sobre un marcado tradicionalismo católico, con menciones recurrentes a Santa Teresa o Fray Luis de León”.

“Pese al éxito literario, el prestigio académico y las similitudes ideológicas con el régimen franquista, Ricardo León cayó, poco después de su muerte en 1943, en la sima común del olvido español, más espeso que ninguno, tan hondo como la Cueva de Montesinos y tan abrupto como el Tajo de Ronda. Años después de estas palabras, escritas por su colega el académico Emilio García Gómez en ABC en el centenario de su nacimiento, la situación es la misma. Tan sólo el nombre de la biblioteca de Galapagar, el de un colegio de primaria en Málaga, unas cuantas calles y unas pocas entradas perdidas en el inmenso océano de Internet apuntalan su memoria”

“Por eso su familia, y en especial su hijo Fernando y su nieto Ricardo, quieren difundir la figura del escritor. De una manera sencilla, abriendo las puertas del “pequeño Escorial”, como lo llamaba su dueño, para mostrar a todo el que lo desee el legado material del escritor: su extensa biblioteca, situada en una torre con vistas al valle del Guadarrama y presidida por un busto, cómo no, de Cervantes”

Otras referencias disponibles en internet:

https://elpais.com/diario/1977/10/15/cultura/245718008_850215.html

http://citasmiticas.com/autores/ricardo-leon/841/

WhatsApp
YouTube
Instagram