Domingo, 5 de Junio de 2022: Vecinos y camineros por al Apertura de la Colada de Las Latas

Nos encontramos en la Plaza de la Constitución de Galapagar con la Asociación ITACA de Galapagar, ya que juntos convocábamos la marcha reivindicativa un año más. Empezaron a llegar a la plaza, aquellos que acudían a nuestra convocatoria, en una mañana soleada, en una plaza con mucha vida, en la que se celebraba el Día del Medio Ambiente, y había puestos de algunas asociaciones protectoras de animales de Galapagar, como GalapaCats,  solicitando adopciones y fondos para cuidar las colonias de gatos.

Tras unas palabras de bienvenida, antes de empezar la marcha, nos dispusimos a iniciar el recorrido. Aunque la asistencia no fue tumultuosa, el aforo quedó cubierto muy dignamente, más que por el número, por la buena disposición de todos y el ánimo de los cánticos que acompañábamos.

Salimos ya del pueblo, con la cooperación de la policía municipal, encaminándonos como todos los años hacia las puertas de la Finca Arroyo Torero que corta el paso a la Colada de las Latas. En esta ocasión, con las puertas abiertas, aunque permanecen cerradas a diario usurpando la vía pecuaria y el camino público al paso, al uso y al disfrute de ciudadanos y ganado, impidiendo, además, la movilidad de Colmenarejo hacia Navalquejigo, y, apropiándose de un paraje natural de mucho valor ecológico.

Recorrimos la colada, con unas vistas espectaculares a El Escorial y a la Sierra, rodeados de una dehesa de encinas, algún enebro, y otras muchas especies asociadas .

Comenzaba ya a hacer calor y buscábamos las amigables sombras del las encinas que nos rodeaban.

 

Tras unos kilómetros llegamos a una alambrada que nos impedía continuar. Entonces, colgamos la pancarta en los alambres, y, se procedió a la lectura del comunicado conjunto de Ítaca y la Sociedad Caminera de Manzanares el Real, a través de sus presidentas. El comunicado es el siguiente:

 

Gracias por venir a esta nueva edición de la marcha reivindicativa por la recuperación de la Colada de las Latas, convocada una vez más por Itaca y la Sociedad Caminera del Real de Manzanares.

Para las y los que es vuestra primera vez, comentaros que llevamos años organizando estas marchas, casi de forma anual en primavera u otoño. Así estamos desde 1989 cuando diferentes entidades vecinales nos pusimos de acuerdo para reivindicar la devolución de este patrimonio histórico y público para uso y disfrute de la ciudadanía y la ganadería.

Sí, ya ha llovido desde entonces, pero este tramo de Vía Pecuaria, conocido como Colada de las Latas, sigue estando cerrado a pesar de que está clasificada desde 1931, deslindada desde 1955 y se encuentra en el Inventario de la Red de Vías Pecuarias de la Comunidad de Madrid. Lo cual se ha denunciado numerosas veces ante el Área de Vías Pecuarias.

Una sentencia del juzgado Contencioso Administrativo número 15 de Madrid, de 15 de enero de 2014, establece la obligación de reintegrar esta Vía Pecuaria al municipio de Galapagar y así mismo declara ilegal su cerramiento. La sentencia fue ratificada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid el 17 de septiembre de 2014.

La Colada de Las Latas es una vía pecuaria y, como tal, bien de dominio público, inalienable, imprescriptible e inembargable. El tramo usurpado discurre desde la Cañada Real Segoviana hasta el cruce con la carretera de El Escorial, M-505, justo lindando con la Dehesa Vieja.

Hace más de dos décadas que una finca particular (actualmente Arroyo Torero S.L.), situada en la zona de la Dehesa Vieja de Galapagar, invadió y OKUPÓ la Colada. C erró el acceso con una puerta junto a la carretera de El Escorial y también el acceso desde el camino de Navalquejigo, impidiendo completamente el paso por la misma a cualquier persona ajena a la finca.

La zona que atraviesa la colada posee un alto valor ecológico, transcurre entre encinas, fresnos, enebros y praderías donde surgen charcas y un arroyo. Es además una de las pocas vías pecuarias que permiten la conexión con la rampa y valle del Guadarrama y la única de ellas que no está interrumpida por zona urbana. Es, por tanto, esencial para que no se rompa la unión entre el norte y el sur de la red de vías pecuarias.

El día que se consiga recuperar la Colada de las Latas para el uso y disfrute público, podrá recorrerse a pie o en bicicleta un tramo importante de varios kilómetros que uniría la ermita de Colmenarejo con la ermita del Cerrillo de Galapagar. Ello, sin perjuicio de la conservación y respeto a las propiedades privadas que atraviesa la colada, como ocurre con tantísimos caminos y vías pecuarias que sí han mantenido el dominio público y el uso otorgado legalmente.

En octubre pasado Itaca se dirigió al Defensor del Pueblo y a la Fiscalía de Medio Ambiente pidiendo la ejecución de la sentencia que obliga al propietario de la finca a reintegrar la vía pecuaria al municipio de Galapagar y a sus vecin@s.

El 28 de enero de este año la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura dictó la Orden 118/2022 para la RECUPERACIÓN DE OFICIO DE LOS TERRENOS DE LA VIA PECUARIA COLADA DE LAS LATAS en el Término Municipal de GALAPAGAR. El Área de Vias Pecuarias abrió un procedimiento administrativo para ejecutar dicha recuperación, que se inició informando a la propiedad Arroyo Torero. Esta ha presentado alegaciones con una argumentación parecida a la esgrimida en el proceso judicial antes mencionado, pretendiendo un cambio de trazado de la colada.
Ítaca y la Sociedad Caminera del Real de Manzanares se han personado en el procedimiento administrativo y están a la espera de ser informados sobre los siguientes pasos a dar por el Área de Vías Pecuarias.

Estamos también hablando con el ayuntamiento para conseguir su implicación activa.

SEGUIMOS LUCHANDO POR NUESTRO PATRIMONIO PÚBLICO CONTRA LA USURPACIÓN Y LA IMPUNIDAD

 

Iniciamos la vuelta, parando al cobijo de una sombra, donde, Ramón García Ada, amigo y caminero  nos explicó detalles sobre la naturaleza y las especies vegetales que destacaban a nuestro alrededor, comentando que contemplábamos un típico bosque mediterráneo conformado por un encinar silíceo poco alterado y su correspondiente cortejo florístico, que incluía algunas plantas,  entre las que sobresalen:
Hipérico ( Hypericum perforatum y otras especies próximas). Se ha usado en medicina tradicional para cicatrizar heridas y para tratar estados de ansiedad y depresión, pero esto último debe evitarse ya que también es una planta tóxica

Tapsia (Thapsia villosa). Su raíz y la de otras especies parecidas se usaron en el pasado para fabricar un tipo de esparadrapo. Su raíz tiene propiedades purgantes y eméticas (favorece el vomito) pero no debe usarse para estos fines por su toxicidad. La corteza de la raíz se mezclaba con aceite y se hacían cataplasmas contra el reumatismo
Cañaheja (Ferula communis).

Planta tóxica para el ganado, en caso de ser ingerida. Sus tallos, cuando ya estaban totalmente secos, se usaban antiguamente por los pastores para mantener el fuego de un día para otro durante la noche ya que arden sin llama muy lentamente.

Madreselva (Lonicera periclymenum). De flores vistosas, posiblemente es la madreselva más frecuente en el centro peninsular junto a otra especie (Lonicera etrusca)
-Bolina o Santolina (Santolina rosmarinifolia). Llega a formar, cuando es abundante, comunidades conocidas como bolinares.
Ruda de monte o Ruda montesina (Ruta montana). De olor impregnante y más bien desagradable, es una planta tóxica que ocasionalmente se llegó a usar como abortiva en el pasado.
Enjalme (Seseli tortuosum). Al igual que la tapsia y la cañaheja, es una Umbelifera (familia del perejil y la zanahoria) frecuente en terrenos aclarados, sueltos y más o menos arenosos.
Junco churrero (Scirpus holoschoenus o Scirpoides holoschoenus). El interior blanco de su base se comía antiguamente, sobre todo por los niños, en muchas localidades, cosa que hoy en día conlleva mucho riesgo debido a la contaminación del agua por pesticidas, herbicidas y vertidos humanos en general. Por este mismo motivo ha dejado de usarse en las churrerías. Su presencia, aunque el terreno no esté especialmente húmedo, denota que hay agua a poca profundidad.

Boca de dragón: Su nombre científico es Anthirrhinum graniticum. Aunque la tubulosa corola de su vistosa flor puede abrirse con los dedos asemejando una supuesta boca, el nombre de boca de dragón le viene por su fruto maduro, que mirado de frente asemeja una pequeña cara con dos ojos y una boca abierta por donde salen las semillas.

Procedimos a entrar en la Dehesa Vieja, donde tomamos un piscolabis estupendo, más a esas horas del día, en que los estómagos agradecen algo para apaciguarlos.

Terminamos el camino de vuelta, ya con mucho calor, despidiéndonos hasta la próxima ocasión que esperamos sea cercana, donde celebraremos la, tan ansiada, apertura de la Colada de las Latas.

WhatsApp
YouTube
Instagram