Más de una treintena de asociaciones, clubes y plataformas camineras, ambientales y senderistas piden a los responsables políticos del Estado, de las Comunidades Autónomas y de las Entidades Locales proteger los caminos públicos y las vías pecuarias ante la usurpación y cierre de este patrimonio.
 
  • Tras la pandemia, explican desde la Plataforma Ibérica, se evidencia la necesidad de contar con una red viaria pública que permita hacer efectivo el derecho al medio ambiente y preservar la trashumancia como bien cultural.
Las XIV Jornadas Camineras de la Plataforma Ibérica por los Caminos Públicos (PICP) celebradas en Córdoba reunieron a expertos y asociaciones de todo el Estado con el propósito de compartir conocimientos, estrategias y líneas de actuación para salvaguardar el patrimonio caminero que articula y conecta a personas y pueblos desde tiempo inmemorial.
 
 
Representantes de más de una treintena de organizaciones de todo el Estado pusieron de manifiesto la necesidad de un compromiso real de todas las Administraciones para la preservación de vías pecuarias y caminos públicos, un patrimonio público con múltiples beneficios para la sociedad en su conjunto. Integrada por organizaciones ganaderas, senderistas, ecologistas, vecinales, ciclistas y camineras, la PICP congregó cita en la capital cordobesa a agentes sociales diversos para analizar la situación real y legal de caminos públicos y vías pecuarias y plantear propuestas para su protección efectiva.
 
Los asistentes pusieron de manifiesto que el panorama de cortes, cierres, usurpaciones e incluso venta de caminos públicos en muchos municipios es un problema generalizado en todo el Estado español. Llaman además la atención ante la dejación de funciones de las Administraciones en la defensa de los caminos públicos y vías pecuarias. El diagnóstico de la Plataforma Ibérica resuelve que las comunidades autónomas más afectadas por el cierre de caminos son Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia, Baleares y Castilla y León.
 
Los ponentes denunciaron que el campo se está convirtiendo en un lugar intransitable. Caminos, vías pecuarias y cursos fluviales, son ocupados y cerrados ilegalmente con grandes vallados, muchas veces por propietarios de fincas cinegéticas. El cierre de estos bienes de dominio público se hace de un día a otro, y la dejación de funciones por parte de las administraciones competentes (los ayuntamientos en caso de caminos municipales y vecinales, y las Comunidades Autónomas en caso de vías pecuarias) hace que los procesos de recuperación de enquisten o nunca se aborden.
 
Más información en https://diario24.es/noticias/autonomicas/10182-la-plataforma-iberica-por-los-caminos-publicos-urge-a-la-proteccion-de-vias-pecuarias-y-caminos-publicos-un-patrimonio-publico-que-agoniza
WhatsApp
YouTube
Instagram