La presa del Gasco y el Camino de la Isabela

Facebookmail

El pasado domingo 6 de Junio de 2021, por fin, pudimos reanudar nuestras marchas camineras.

En esta ocasión visitamos la presa del Gasco y el Camino de la Isabela. Este camino es iniciático para Camineros, ya que cuando nuestra asociación se puso en marcha, ahora hace ya 10 años, uno de nuestros objetivos era restaurar el paso por este camino público que los propietarios de la Finca de la Isabela habían cortado,  impidiendo el paso público. Hubo que reclamar ante los Tribunales la titularidad del camino público para el Ayuntamiento de Torrelodones, pasar por trámites de recursos, etc…; hasta que al final hubo sentencia firme en el Supremo. Aún así, los propietarios se resistieron a permitir el paso por el camino. Por fin, hoy ya es un hecho, y el tramo denominado Camino de la Isabela, ha retomado su libre paso a todo aquel que quiera recorrerlo. Este tramo, forma parte del llamado Camino del Pardillo  que fue muy importante en el período de construcción del Escorial, cuando Felipe II y su corte atravesaba y/o pernoctaba por Torrelodones camino de El Escorial, ya que por este camino se transportaba vino desde Navalcarnero, cereales, frutas y otras viandas desde Villanueva del Pardillo, las Rozas, etc.

Ahora, es el Ayuntamiento de las Rozas el que ha iniciado el expediente en su tramo de dicho camino para aclarar el recorrido y declararlo camino público del municipio.

En el tramo de avistamiento de la Presa del Gasco y Canal de Guadarrama nuestros guías César Pavon, Isabel Pérez V.K, Eulalia Ramírez y Jose Luis Soriano, se extendieron sobre los detalles de aquel asombroso proyecto que quería llevar Madrid al océano Atlántico. Una presa que sería la mayor de Europa en aquella época, (93 metros de alto) cuyos planos realizó el ingeniero Carlos Lemour y llevaron a cabo sus hijos. Después de 12 años de construcción,  unas fatídicas tormentas en 1799 hicieron estallar los paramentos de presa que no estaban concluidos. El canal estaba finalizado hasta Madrid, hasta las inmediaciones de la Casa de Campo . Finalmente, ante esta calamidad y los problemas de financiación se abandonó definitivamente el proyecto.

 

Como veis la marcha fue estupenda: el tiempo, la compañía, aquellos evocadores lugares y  poder encontrarnos de nuevo disfrutando de nuestro entorno y descubriendo su valor histórico, patrimonial y natural.  ¡Pronto nos volveremos a ver en otro de nuestros privilegiados, y no suficientemente conocidos, parajes.

Las fotos son de Mariano Gómez Isern, excepto alguna pequeña aportación de Isabel García.

Facebookmail