25 años de la Ley de Vías Pecuarias

29/03/2020 | Área, portada, Vías pecuarias

Hace 25 años, el 23 de marzo de 1995, se aprobó la Ley de Vías Pecuarias estatal (ley básica), que sustituyó a la desamortizadora ley de 1974. Los caminos de trashumancia pasaban a ser un recurso de primera magnitud para la conservación de la naturaleza, la conectividad de la biodiversidad, el ecoturismo y la educación ambiental, además de sus usos tradicionales y principales, el tránsito de ganado local, comarcal y de largo recorrido. Sin embargo, en este cuarto de siglo que ha pasado se han producido pérdidas irreversibles de longitud y anchura en las vías pecuarias por falta de aplicación de la normativa. Ecologistas en Acción considera que es el momento de que Comunidades Autónomas y Gobierno central cumplan sus promesas para proteger de forma eficaz lo que nos queda de vías pecuarias.

De los 125.000 kilómetros de vías pecuarias se han perdido ya 40.000 km en todo el Estado español. Se trata de pérdidas irreversibles causadas por el desmedido crecimiento de los tejidos urbanos, por el crecimiento irracional de la urbanización difusa, por la ocupación indiscriminada de infraestructuras de comunicación (carreteras, ferrocarriles, etc.), la inundación de cientos de kilómetros por embalses, la afección negativa de procesos de concentración parcelaria, etc.

De las doce Comunidades Autónomas con competencias en materia de vías pecuarias tan sólo ocho han desarrollado la Ley 3/95, y éstas han revisado el articulado de sus normas para eliminar impedimentos a las actividades desvinculadas del uso fundamental que tienen estos caminos pastoriles y para potenciar otras ocupaciones y usos. Es el caso de la circulación motorizada, que se permite sin necesidad de autorización, sino por medio de una simple declaración responsable.

Al contrario, se registra falta de interés por parte de las administraciones cuando se trata de aplicar aspectos estratégicos y positivos para la conservación de las vías pecuarias, como es la obligación desde 2008 de tener inmatriculadas las vías pecuarias en el Registro de la Propiedad.

Ecologistas en Acción señala que tampoco se han cumplido tres promesas del Estado central: i) desarrollar reglamentariamente la Ley 3/95 de vías pecuarias en aspectos clave para la gestión del sistema de caminos pastoriles: deslinde, sanciones y régimen arancelario de las inscripciones registrales; ii) conseguir la declaración de la Red Nacional de Vías Pecuarias como itinerario de Patrimonio Cultural Europeo del Consejo de Europa y Patrimonio Inmaterial de la Humanidad (UNESCO); y, por último iii) la sanción oficial de las vías pecuarias que van a formar parte de la Red Nacional.

Respecto a este último tema en 2014 “… se inició un grupo de trabajo con las Comunidades Autónomas para tratar de definir las vías que integrarían la Red Nacional. Se comenzó centrando la investigación en la malla viaria de primer orden: Grandes Cañadas Reales de la Mesta, teniendo definido en 2016 las vías pecuarias que las conforman de este primer grupo correspondiendo al ámbito territorial de las Comunidades Autónomas de Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia, Madrid, Castilla y León y La Rioja (ver cuadro). En la actualidad (se refiere a 2017) el MAPAMA inicia los trabajos con las CC AA de Aragón, Catalunya y la Comunidad Valenciana y Navarra, donde se incluirán también las vías pecuarias transpirenaicas y las transfronterizas con Portugal que no se hayan incluido en la primera fase” 1

Han transcurrido seis años desde que se iniciaron los trabajos de definición de la Red Nacional de Vías Pecuarias y todavía no se ha finalizado el trabajo de completar la misma para su sanción.

Propuesta de vías pecuarias que formarán parte de la Red Nacional de Vías Pecuarias (*)

Vía pecuaria
Km

Cañada Real de la Plata o Zamorana

560

Cañada Real Leonesa Occidental

877

Cañada Real Leonesa Oriental

732

Cañada Real Burgalesa

577

Cañada Real Segoviana

747

Cañada Real Galiana

300

Cañada Real Soriana Occidental

346

Cañada Real Soriana Oriental

1150

Cañada Real Conquense

588

Total

5.877

(*) Tan sólo están identificadas las vías pecuarias de las CC AA que formaron parte de la Corona de Castilla, faltan las de la Corona de Aragón y del antiguo Estado Vascón de Navarra. Fuente: FEPMA 1996; cartografía de las Grandes Cañadas Reales de la Mesta (1999-2000); MAPAMA; y, Fernández Centeno, Guillermo y Moreno Manso, Francisco (2017).

Las promesas incumplidas durante todo este tiempo han permito comprobar a los grupos ecologistas y de amig@s de las vías pecuarias, que el Estado central tiene que añadir a sus promesas incumplidas una nueva tarea, unir los procedimientos administrativos de deslindes y amojonamientos en uno sólo. No es necesario que pasen 2 años para formalizar un deslinde más otro año para el amojonamiento, cuando una vez finalizado el deslinde se podrían amojonar acto seguido las vías pecuarias. La buena cartografía digital que se realiza hoy día en los deslindes (incluso en las clasificaciones), con la identificación de puntos de control perfectamente georeferenciados, permiten que se pueda amojonar una vía pecuaria una vez el deslinde sea firme. De esta forma se produciría un ahorro en tiempo y en dinero. Esto implicaría una modificación de la Ley 3/95.

Por otra parte, es urgente que el Ministerio para la Transición Ecológica vuelva a retomar el apoyo a las CC AA en materia de Información sobre el estado de los movimientos ganaderos de largo y medio recorrido, así como el diseño de un nuevo Plan de Recuperación de la Red Nacional de Vías Pecuarias, como el que se ejecutó entre los años 2000-2014. Plan que supuso: ayuda económica y técnica, y determinación física y recuperación jurídica, mediante la ejecución de proyectos de clasificación, deslinde, amojonamiento y señalización.

En relación al primer tema, la información sobre el estado de los movimientos ganaderos trashumantes y trasterminantes, se trataría de actualizar los datos de los 24 Cuadernos de la Trashumancia que elaboró y editó el Estado entre los años 1992 y 1998. Esta necesaria actualización permitiría conocer qué movimientos de ganado se dan, qué vías pecuarias utilizan éstos, y los problemas y necesidades que enfrentan, lo que permitiría al Estado y a las CC AA la implementación de planes conjuntos de apoyo al “usuario principal de la vía pecuaria”: el ganadero.

A estas alturas del siglo XXI el 100 % de las vías pecuarias del conjunto del Estado deberían estar ya clasificadas, y no lo están 2 y algo más del 75 % deberían estar deslindadas. Sin embargo, y partiendo de cifras oficiales, tan sólo se ha llegado a clasificar el 82,2 % del sistema y se ha deslindado el 20,5 %. Aunque si fuésemos rigurosos la cifra de deslindes habría que reducirla pues hay comunidades autónomas como Andalucía que incluyen en las cifras oficiales kilómetros de deslindes cuyo expediente ha caducado.

El XXV aniversario de la Ley 3/95, de 23 de marzo de Vías Pecuarias debería servir como momento de análisis y planificación, para comenzar a cumplir promesas y obligaciones por parte de las administraciones públicas, que conduzcan a conservar y potenciar un patrimonio de suelo público, las vías pecuarias, de interés para el movimiento del ganado, la conectividad de ecosistemas ante la emergencia climática que vivimos, y vive con intensidad la flora y fauna, y los usos sociales compatibles con los dos anteriores.

 

Notas:

  1. Fuente: Fernández Centeno, Guillermo y Moreno Manso, Francisco (2017): La Red Nacional de Vías Pecuarias). Revista Ambienta nº 120. Tercer trimestre 2017. Monográfico: “Vías Pecuarias, un patrimonio único”. Madrid, pp 4-13.
  2. En la Comunidad de Madrid falta por clasificar el conjunto del municipio de Madrid y el pueblo de Rascafría. En la CC AA de Murcia falta por clasificar 10 municipios y 4 están en investigación desde hace décadas. En Andalucía quedan todavía 50 municipios por clasificar, etc. La clasificación es clave, pues determina legalmente la existencia de la vía pecuaria.
WhatsApp
YouTube
Instagram