«

»

jun 30

MATANZA DE JABALÍES EN EL MUNICIPIO DE TORRELODONES, ORDENADA POR EL CONCEJAL DE MEDIO AMBIENTE

jabalíes

Con la matanza de tres jabalíes adultos y nueve jabatos, el ayuntamiento de Torrelodones, gobernado con mayoría absoluta por el partido político Vecinos por Torrelodones, ha demostrado una vez más su nula sensibilidad ambiental y su pésima gestión política de los problemas (¿?) del municipio.

A nuestro entender, la presencia de jabalíes en el contexto urbano del municipio no es un problema, sino una realidad con la que debemos aprender a convivir, que para eso hemos elegido domicilio en este entorno de roquedos y jaras, en el que más de la mitad de su superficie forma parte del Parque Regional de la Cuenta Alta del Manzanares o del Parque Regional de la Cuenta Media del Guadarrama y su Entorno.

Y en caso de que esta presencia de fauna silvestre se considere un problema, el deber de los detentores del poder municipal es buscar y encontrar la mejor solución posible, consultando cuanto menos para ello a los demás grupos políticos de la corporación y a los Consejos Consultivos (en este caso, el Medioambiental), que para eso existen.

De la inacción a la matanza hay un gradiente de soluciones que se podían haber estudiado, y que habrían aportado de verdad una solución a más largo plazo y mucho más respetuosa con la fauna silvestre que esta matanza sin sentido: los jabalíes se mueven, y bien podría ser que en unos meses sean otros los que vuelvan a andar (para gran regocijo de muchos de los habitantes de Torrelodones) por nuestras calles y sendas.  ¿Se volverá entonces a contratar a una empresa para que se encargue de matar una vez más a los jabalíes?   ¿Podemos de verdad aceptar sin más que este tipo de matanzas se convierta en algo habitual, con su partida correspondiente en los presupuestos anuales?

La Sociedad Caminera, representada en el Consejo Consultivo Medioambiental de Torrelodones, no puede sino lamentar y denunciar que el equipo de gobierno de Vecinos por Torrelodones tome este tipo de decisiones sin haber convocado previamente al Consejo.  Por muy habitual que sea, esta práctica no deja de ser censurable, máxime cuando las decisiones tomadas, como en este caso, no tienen vuelta de hoja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *